Recientemente tuve la oportunidad de visitar Estambul pero desgraciadamente no durante tanto tiempo como me hubiera gustado. De camino a Sudáfrica hice escala tanto a la ida como a la vuelta en esta maravillosa ciudad y tuve la suerte de poderla disfrutar, al menos, durante unas horas.

El vuelo procedente de Barcelona aterrizó en Estambul a las 20.30h y hasta las 2.15h no salía el siguiente vuelo dirección a Johanesburgo, esto me dejaba 5.45 horas para descubrir Estambul y quise comprobar por mi mismo que podía visitar durante esta escala en la ciudad. Durante el viaje de regreso, el vuelo procedente de Ciudad del Cabo aterrizaba en el aeropuerto internacional de Atartük a las 5.30h y no tenía que coger el siguiente avión hacia Barcelona hasta las 15:00h, dejándome 9’30 horas para visitar nuevamente Estambul.

El Aeropuerto Internacional de Atartük ofrece de forma gratuita a todos los pasajeros en tránsito internacional con la compañía Turkish Airlines la posibilidad de visitar la ciudad gracias al servicio de Touristanbul. Para poder unirte a este servicio tienes que tener en cuenta que la escala sea superior a 6 horas e inferior a 24 horas, así como viajar con Turkish Airlines. Los tours ofertados salen todos los días a las 8:30h, 9:00h, 12:00h y 16:00h, pero dependiendo de la hora y el día de la semana el recorrido varia. Si haces click aquí puedes encontrar todos los recorridos disponibles.

No puede ser más fácil apuntarse a uno de estos tours gratuitos, simplemente preséntate en la oficina “Hotel Desk” justo después de pasar el control policial en la terminal de llegadas internacionales. Cuando salgas del Dutty Free después del control de policía, gira a la derecha y al final encuentras la oficina justo antes de Starbucks.

Al inicio mi intención era unirme a uno de estos tours gratuitos organizados por el aeropuerto y Turkish Airlines, así no tenía que preocuparme del horario de salida del próximo vuelo de larga distancia, y al mismo tiempo poder descubrir los lugares más representativos de esta ciudad entre dos continentes. Pero después me di cuenta que en la primera escala no podía utilizar el servicio (no estaba al menos 6 horas de escala y encima llegaba a Estambul por la tarde, osea que ningún tour estaba disponible), mientras que en la segunda escala si era posible unirme a uno de los tours gratuitos pero el único disponible durante mi escala no me interesaba del todo al no visitar la Mezquita Azul o otros iconos de la ciudad. Osea que mi gozo en un pozo. ¿qué podía hacer? Pues ir por mi cuenta y visitar lo que realmente me apetecía. Antes de decidir abandonar el aeropuerto tuve que pensar si valía la pena hacer todo el esfuerzo, tiempo y estrés para visitar la ciudad por unas cuantas horas, aunque ya os digo que sí, y mucho. Estambul es maravillosa.

Independientemente de lo que pienses hacer, unirte al tour gratis o visitar la ciudad por tu cuenta, tienes que pensar en el tiempo que puedes tardar en pasar la frontera así como obtener el visado que te permita visitar Turquía. Recuerda solicitar el visado electrónico desde casa para agilizar el trámite (haz click aquí para ver el post sobre este tema). En mi caso, la primera vez tardé 45 minutos en cruzar la frontera, y unos 20 minutos la segunda vez. Considerablemente rápido pensando en la cantidad de gente que había.

Durante mi primera visita al llegar tan tarde y disponer de poco tiempo decidí probar una de las experiencias más típicas cuando visitas Turquía, y que ha sido exportada por todo el mundo, me fui a un Hammam (baño turco). Pensé que sería la mejor forma de relajarse ante las 11 horas de vuelo que me esperaban por delante. Disponía del tiempo suficiente para poder disfrutar de las 2 horas en total entre todo el tratamiento de baño y los 45 minutos de masaje, y volver tranquilamente al aeropuerto para pasar el control de pasaporte y embarcar hacía Johannesburgo.

Justo después de pasar por el control fronterizo, tuve que decidir ¿cómo llegar a la ciudad? Mis opciones eran transporte público (alrededor de 1 hora de trayecto hasta el centro), UBER (solamente disponible el UBERXL a un precio de 100 Liras turcas / 22€) o un taxi. Decidí optar por el Taxi ya que el recepcionista del Hamman donde había reservado el tratamiento me indicó que no podía pagar más de 60 Liras (13€).

Tuve que investigar un poco los el Hammam al que ir para disfrutar de esta primera experiencia en estos baños turcos. Finalmente me decidí por visitar el Kiliç Ali Pasa Hamami. Si quieres averiguar como fue mi primera experiencia en un Hammam haz click aquí para descubrirlo.

Después de relajarme en el Hammam me dio tiempo mas que suficiente para regresar en taxi (30 minutos) al aeropuerto, pasar el control policial (5 minutos) y embarcar en el siguiente vuelo. Sin problema y además muy relajado.

Sigue mi segunda escala en Estambul haciendo click aquí

 

 

Ayúdame a compartirlo con el mundo ...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest